Cancelación de ruido ¿cómo funciona?

Un sistema de cancelación de ruido permite aislar el sonido emitido por unos auriculares del ruido que puede percibirse desde el exterior de los mismos.

Habitualmente, esto se consigue utilizando materiales aislantes situados entre el auricular y la zona que va situada en nuestro oído, aunque también existen otros métodos y tecnologías muchos más avanzados que se usan en cascos de calidad para mejorar el aislamiento.

Cancelación de ruido activa y pasiva en tus cascos

La principal ventaja de la cancelación de ruido en unos cascos es la mejor calidad del sonido. Por ejemplo, en una grabación musical profesional, permite al artista escuchar la melodía totalmente nítida, sin que ningún sonido externo altere la música.

Lo mismo sucede en eventos y conciertos donde presentadores, músicos y vocalistas pueden recibir sonido vía auriculares sin que el ruido del público altere la calidad de sonido percibida.

Los gamers y jugadores de videojuegos profesionales también valoran mucho este tipo de cascos, ya que la mejora en calidad de sonido es notable. Después de todo, escuchar las pisadas de nuestro enemigo en un shooter, puede ser la diferencia entre vivir y morir.

Existen dos tipos de técnicas de cancelación de ruido principales, pasiva y activa. Se diferencian sobre todo en el tipo de técnica, física o tecnológica, que se utiliza para minimizar el ruido. A continuación te describimos cada una.

Cascos con cancelación de ruido pasiva

Este tipo de cancelación se basa en obstáculos que se sitúan entre el exterior y el auricular que se introduce en nuestro oído. Estos obstáculos actúan como barrera evitando que el sonido del exterior pueda llegar hasta nuestro tímpano, o minimizando en gran medida el ruido cuando llega.

Los materiales que se utilizan normalmente son materiales aislantes o absorbentes. Por ejemplo, en el caso de auriculares intraurales, una barrera de goma o silicona rodea el auricular haciendo que apenas exista espacio en nuestro canal auditivo para recibir sonido del exterior.

Es como si utilizásemos unos cascos fusionados con unos tapones para los oídos. Su sencillez hace que los auriculares sean mucho más económicos que otros con tecnologías más avanzadas.

Cascos con cancelación de ruido activa

El control de ruido activo o cancelación de ruido activa se basa en el análisis de las ondas sonoras de ruido que percibe nuestro oído y la inmediata emisión de ondas de sonido contrarias que permitan anular las ondas de ruido.

Por lo tanto, los cascos tienen un pequeño micrófono o sensor que analiza la onda de sonido recibida desde el exterior. Al contraponer una onda sonora con su opuesta, la onda sonora resultante se convierte en una onda silenciosa.

Este tipo de cancelación de ruido utiliza una tecnología más avanzada, obteniendo con ella unos resultados mucho mejores a la hora de aislar al usuario del ruido exterior.

Es importante que los auriculares con cancelación de ruido activa estén calibrados correctamente. Cuando no lo están, la onda que busca cancelar el ruido se puede percibir y puede llegar a ser molesta.

Otros usos de la cancelación de ruido

La cancelación de ruido se está usando cada día más ya que la tecnología necesaria ha abaratado sus costes y se ha podido hacer más pequeña. Además de en cascos y auriculares, cada día se ven más aplicaciones de esta tecnología en otros campos.

Por ejemplo, en algunos vehículos, se usa la cancelación de ruido para reducir el ruido emitido por el motor. También en micrófonos se puede usar para evitar el acoplamiento del sonido, y aunque es menos habitual, en edificación, se utiliza para reducir el ruido del tráfico producido por coches o el ruido de aeropuertos cercanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 2