La Necesidad de modernizar una empresa con un software ERP

Los softwares de gestión de empresas ERP (Enterprise Resource Planning o Planificación de Recursos Empresariales) permiten gestionar actividades empresariales diarias como la gestión de proyectos, la gestión de stock, la planificación de riesgos, la contabilidad, la logística u otras múltiples tareas.

Un software gestión erp es un gran aliado de las empresas, que se convierte en un elemento esencial cuando la empresa crece y la cantidad de trabajo asociada a la gestión de los procesos adquiere cierta magnitud.

¿Qué podemos hacer con un ERP?

Existen múltiples ventajas por la que es conveniente utilizar un ERP

  • Mejorar los informes de la compañía: disponemos de mejores herramientas de elaboración de informes con acceso a la información en tiempo real. La información está centralizada, integrando todos los procesos y proporcionando una única fuente de conocimiento.
  • Mejorar la atención al cliente: existe un mejor acceso a la información de nuestros clientes, lo que permite acelerar los tiempos de respuesta, mejorar las entregas y aumentar la precisión de los pedidos.
  • Disminuir los costes de inventario: llevando el inventario estrictamente necesario se evitan problemas comunes, como los mayores gastos por un inventario demasiado extenso o los tiempos más largos de entrega debidos a un inventario demasiado corto.
  • Ahorro de costes: una de las principales respuestas a la hora de preguntarse qué es un erp y sus ventajas, es el ahorro de costes. Optimizar el inventario, la atención al cliente o las interacciones con los proveedores, se traduce en un ahorro de costes.
  • Aumentar el flujo de caja: mejorar los procesos de facturación hace que el efectivo esté disponible más rápido para la empresa.
  • Mayor seguridad y mejor acceso a los datos en entornos cloud: el acceso a los datos desde cualquier punto, la seguridad reforzada mediante sistemas de prevención o las copias de seguridad distribuidas en múltiples servidores, aumentan la seguridad y la productividad.
  • Procesos de negocio optimizados: automatizando las tareas manuales rutinarias e implementando flujos de trabajo inteligentes se consigue una mayor eficiencia.
  • Mejor gestión de la cadena de suministro: un software de logística especializado permite hacer más eficaz la previsión de la demanda, mantener un inventario reducido y reducir a su vez los cuellos de botella en los procesos productivos.

Implantando un ERP en la empresa

A la hora de implementar un ERP en una empresa, sobre todo si esta nunca antes ha utilizado uno, hay que tener en cuenta diferentes factores.

  • Costes del software: además de adquirir las licencias correspondientes de un software adecuado, tendremos que tener en cuenta los costes de implantación, mantenimiento y formación. Un ERP nos obliga a cambiar la forma de trabajar a la que estamos acostumbrados. Si queremos mejorar nuestra productividad mediante un ERP, esto tiene un precio.
  • Conversión de datos: una de las tareas más complejas a la hora de implementar un ERP es convertir los datos de una forma adecuada. Se deben analizar las diferentes fuentes de datos y hacer compatibles los datos antiguos con los nuevos. Una mala conversión de los datos puede significar mayor coste y plazos de implantación más largos.
  • Formación completa y especializada: la formación es uno de los puntos más importantes a la hora de implementar un ERP y explotar todas sus posibilidades. Los usuarios del departamento tecnológico deben recibir formación sobre aspectos técnicos, mientras que el resto de empleados implicados deben recibir formación acerca de todos los procesos de gestión.

Una adecuada planificación, formación e implicación de todos los elementos del proceso de negocio hacen mucho más sencilla la implantación de un ERP, maximizando sus beneficios desde el primer momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

21 − = 14