Tipos de empresas que necesitan el control horario

De acuerdo con lo dispuesto en el Estatuto de los Trabajadores y la Ley de Control Horario, es obligatorio llevar un registro de la jornada laboral en todo tipo de empleos. Dicho registro debe quedar especificado a través de datos como el horario de entrada, de salida y los descansos o interrupciones que se producen a lo largo de la jornada. Además, la normativa también exige que se registren las horas extra y los periodos vacacionales.

La información relativa al horario de trabajo debe quedar además conservada durante, al menos, cuatro años. A lo largo de dicho periodo debe ser accesible para los trabajadores, los responsables técnicos de las inspecciones de trabajo o los sindicatos en caso de que necesitasen hacer cualquier tipo de verificación.

No obstante, existen algunas modalidades de empleo que requieren un control especial y poseen necesidades específicas debido a la naturaleza en que se desarrolla la actividad. A continuación, reunimos algunos de los tipos de trabajo que requieren de un control horario exhaustivo en circunstancias que, por determinados factores, se alejan de las jornadas estándar o más convencionales. ¡Presta atención!

Trabajos en remoto

Se encuadran bajo la categoría de teletrabajo y particularidad reside en que el trabajador debe valerse de recursos y plataformas online para llevar a cabo sus funciones. El trabajo en remoto, en la mayoría de los casos, se integra en estrategias de colaboración por lo que el componente relacional adquiere especial relevancia.

Aquellos profesionales que desempeñan sus funciones en remoto también deben fichar o dejar constancia del inicio y la finalización de la jornada laboral. Además, por otro lado, la geolocalización es legal dentro de este contexto, aunque existen algunos requisitos que deben cumplirse. Por ejemplo, debe haber proporcionalidad y el registro de la ubicación debe responder a necesidades derivadas del modelo de negocio o de su cargo.

Jornadas con horarios flexibles

Las jornadas flexibles también están obligadas por ley a control de horarios. Así lo explicita el nuevo apartado 9 del artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores. El registro debe llevarse a cabo con independencia de que exista un horario fijo o flexible.

A pesar de que dicha actualización generó en un principio algunas polémicas y debates, lo cierto es que esta implementación tiene la finalidad de respetar las horas de trabajo del empleado y salvaguardar sus derechos para garantizar que, por ejemplo, en caso de que se realicen horas extra, estas queden correctamente contabilizadas.

Aunque en el sistema de trabajo convencional el seguimiento de los horarios en el marco de las jornadas flexible resultaba algo bastante complicado, en la actualidad resulta tremendamente sencillo. La mayoría de empresas optan por implementar un software de control horario que automatiza la contabilización de las horas efectivas de forma precisa y en concordancia con las exigencias que establece la normativa.

Dentro de las jornadas flexibles podemos encontrar diferentes modalidades. Desde el horario fijo-flexible, hasta el horario flexible libre o la semana de trabajo comprimida.

Comerciales

Las profesiones que se enmarcan dentro del ámbito comercial tienen algunas particularidades. Estas deben tenerse en cuenta a la hora de contabilizar y registrar los horarios de trabajo.

En el caso de aquellos comerciales que desempeñan su actividad en un centro de trabajo pero que, generalmente, inician su jornada en un lugar externo y, por lo tanto, deben desplazarse regularmente la empresa estará obligada a proporcionarles un sistema de fichaje adaptado. Éste debe ser eficaz y estar diseñado para hacer una contabilización rigurosa y que no llegue a perjudicar a la empresa o al trabajador en el futuro.

Según la legislación español, en el caso de los trabajadores comerciales que deben trasladarse al domicilio de algún cliente para desempeñar sus funciones (por ejemplo, hacer algún tipo de demostración de un producto u ofrecer un servicio de asesoramiento), la contabilización de las horas efectivas debe incluir aquellas que se destinen a los desplazamientos.

Hostelería

Las empresas del sector de la hostelería también deben cumplir las pautas dictadas por la ley sobre el control horario. En este caso, debe tenerse en cuenta que la asignación de turnos o la disposición de cuadrantes horarios no se reconoce como registro. En su lugar, debe implementarse un sistema de registro que deje constancia exacta de la sanidad de horas que cada trabajador ha estado en servicio.

En la mayor parte de las ocasiones, los planes de trabajo quedan estructurados a partir de turnos rotatorios por lo que es bastante habitual que los horarios de la plantilla experimenten variaciones semanalmente. El control horario tiene el objetivo de dejar patente con total transparencia los descansos que existen entre jornadas. La ley determina que deben cumplir el mínimo de 12 horas o, en su defecto el mínimo semanal de 36 horas correlativas.

Por otro lado, los registros de horas extraordinarias deben reflejarse en informes independientes a los de las horas ordinarias. Como los horarios de la hostelería pueden variar como consecuencia de ciertos factores externos como el retraso de un transportista, es importante contar con un software preparado para dejar constancia sobre la realidad laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

48 − = 46